Economía Social y Solidaria. Balances

Información sobre Empresas Recuperadas y experiencias de Comercialización y Consumo Solidarios

418

En el programa Algo con Erre de Fm La Tribu, charlamos con Andrés Ruggeri*, Montserrat Miño y Rosina Roura**, sobre la situación que atraviezan las empresas recuperadas y las experiencias de comercialización y consumo solidarios.

Según el Informe presentado por “Facultad Abierta”, son 40 las nuevas empresas recuperadas, que si bien significa un incremento en el total de recuperadas en el país, para Ruggeri es un número bajo en relación a la cantidad de empresas que fueron cerrando los últimos años. “Las recuperadas están viviendo una caída enorme de la producción, así como también una dificultad para iniciar la actividad economica en las nuevas empresas recuperadas. La caída del consumo por la caída del poder adquisitivo, sumado al aumento de las importaciones, están golpeando muy fuerte al sector. Sin hablar del tarifazo, que hoy es (como nunca) un costo que imposibita en muchos casos la producción”. Esta es una situación muy delicada para el conjunto de las empresas recuperadas, que tienen su actividad totalmente destinada al mercado interno, en el marco de una política económica que beneficia la exportación.

En cuanto a la producción y comercialización de alimentos, Montserrat Miño nos cuenta que a la Economía Social y Solidaria se le presentan grandes dificultades para ingresar en un circuito muy concentrado, como es el del mercado de productos alimenticios. Y por eso, el principal objetivo de la Mesa de Comercialización y Consumo Solidarios pasa por fortalecer los canales propios de comercialización de la Economía Social y Solidaria. “El desafío es construir un colectivo, que no compita por un lugar en el Mercado, sino más bien confluya en estrategias que beneficie a todas las organizaciones y productores. Ser un nexo entre los consumidores y los productores que, históricamente lo fueron y hoy más que nunca están siendo postergados”.

Otra de las dificultades vinculadas a la comercialización tiene que ver el traslado de los productos desde los grupos productivos a las organizaciones. “Hay un tramo de la cadena de valor, ligado a la logística, que es muy difícil de resolver y está a la merced de las grandes empresas de logística y transporte que tiene costos altísimos y ese valor no quedan ni para los productores ni para las comercializadoras / distribuidoras de la economía social y solidaria”, opina Rosina Roura.

Según los datos brindados, las experiencias de comercialización y consumo solidarios que integran la Mesa ofrecen entre 300 y 500 productos según la época, por la estacionalidad, provenientes de alrededor de 35 a 50 grupos productivos.

Por otra parte, según el informe de “Facultad Abierta”, en la actualidad hay 384 empresas recuperadas, entre las que ya están consolidadas y las que están en proceso de serlo. Esas empresan ocupan alrededor de 15.500 trabajadores, número que bajó en relación al informe anterior. Una particularidad que se viene manifestando es también con relación al tipo de actividades. Si bien entre los años 2002-2001, el 50% de las recuperadas eran industrias, mayormente metalúrgicas, en la actualidad la diversidad es mayor y bajó considerablemente la proporción de industrias en relación con el resto de empresas que se fueron recuperando.

Algunas datos alarmantes aportados por Ruggeri son que desde 2015 tuvieron que cerrar alrededor de 20 recuperadas (mayormente por la situación económica, pero también otras fueron desalojadas). Y una cantidad similar están actualmente paralizadas, sin posibilidades de trabajar. Mientras que el 30% de las empresas recuperadas, está muy por debajo de su capacidad de producción.

También reflexionamos en la entrevista realizada en Algo con Erre, sobre la relación con los consumidores. Con relación al nivel de concientización sobre la importancia de consumir productos de la economía social y solidaria, “es visible una movida que se viene dando de nuevos consumidores que se acercan, muchas veces movidos más por el consumo de productos sanos que por apoyar actividades económicas que respeten y promuevan mejores condiciones de trabajo”, opina Rosina Roura. No obstante “aún hay mucho desconocimiento sobre lo que está por detrás de los productos que consumimos y un rol fundamental es el trabajo comunicacional para motivar al consumidor a que se replantée donde y cómo realiza su consumo”, continúa Montserrat Miño.

Por otra parte, en el caso de las recuperadas, Ruggeri nos cuenta que es difícil cambiar en lo inmediato el proceso de comercialización, sobre todo considerando la escala que tienen la mayoría de estas experiencias. Lo que se recupera es el trabajo y en ese sentido se continúa con lo que se venía haciendo y, como las empresas están insertas en los circuitos del mercado, es complicado cambiar esa lógica. No obstante, es clave avanzar en la construcción de ese mercado alternativo y pensar también en integración de las cadenas de producción.

Escuchá el audio de la entrevista:


*Andrés Ruggeri coordina el Programa Universitario “Facultad Abierta”, de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA), que recientemente presentó su 6to. Informe sobre Empresas Recuperada.

**Montserrat Miño y Rosina Roura son integrantes de las cooperativas Colectivo Solidario y Puente del Sur respectivamente, que integran junto a otras 7 cooperativas la Mesa de Comercialización y Consumo Solidario.